La pasta verde nos encanta. Puede ser espagueti, tallarines, Linguini, macarrones, o cualquier otra sopa de pasta al gusto. La crema de poblano es muy fácil de hacer. Lo más trabajoso es asar y limpiar los chiles poblanos, pero vale la pena. Hoy la hice de tallarines. Sírvela con MilanesasPollo al horno o Rostizado, Pavo o pollo de Navidad, Chuletas, hamburguesas… o sola. Es exquisita

Nota: La crema de chile poblano tiene un ligero picor (depende de los chiles)  Puedes sustituir con pimientos verdes, pero obviamente el sabor cambiará.

Rinde 5-6 Porciones

  • 1 Paquete de Tallarines de 200 g. Uso Barilla, DeCecco, o Buitoni
  • Agua para cocer la pasta
  • 2 Cucharadas de sal marina o de mesa
  • 2 Rebanadas de Cebolla no muy gruesas
  • 1-2 Dientes de ajo (al gusto) yo le pongo 2
  • 3 a 4 Chiles poblanos asados desvenados y limpios cortados en rajas gruesas
  • 1 Ramita de perejil limpio desinfectado picado toscamente
  • 100 g de crema ácida (uso Lala de vasito, la mitad)
  • 1 Paquete de queso crema Philadelphia chico 90 gramos
  • Leche entera la necesaria
  • 1-2 Cucharaditas de Knorr Suiza
  • Sal
  • Queso Parmesano rallado para servir.

Preparación:

  • Asa los chiles poblanos desvénalos y límpialos. Córtalos en rajas gruesas
  • En una sartén asa la cebolla y dientes de ajo. Reserva
  • Cuece la pasta en abundante agua con sal. Coloca una olla con agua y sal y cuando esté hirviendo a borbotones, agrega la pasta y cuece alrededor de 10 minutos (mira las instrucciones del paquete)
  • Mientras, coloca en la licuadora, la cebolla y ajo asado, el chile poblano, el perejil, la crema, el queso crema y suficiente leche para moler todo. Muele hasta formar una crema ligera.
  • Calienta 1 cucharada de mantequilla en la cacerola para cocinar la pasta sin dejar que dore. Vierte la crema de chile poblano y revuelve. Sazona con Knorr Suiza y sal. Pruébala. Cuando empiece a hervir, baja el fuego

  • Escurre la pasta lista en un colador y sin enjuagarla, viértela en la cacerola con la crema de poblano. Si está muy espesa, añade un poco más de leche. Deja hervir medio minuto más. Pruébala. Rectifica la sazón. Salpica con un poco de queso parmesano rallado. Y un poco más queso para servir.