HOY LES TRAIGO UNA PASTA.  SI NO QUIERES COMPLICARTE EN LA COCINA, ESTÁS CANSADA Y QUIERES ALGO RÁPIDO, SABROSO Y NUTRITIVO, COCINA ESTE SPAGHETTI.

Cambia la calabacita por brócoli, por hongos cremini o champiñones o verdura al gusto.  Si lo haces con hongos, van sofritos con las hierbas.


Para 2 Ingredientes:

2 porciones de spaghetti (200 g)
Agua suficiente para cocer la pasta y sal
1 rama de romero fresco finamente picado
Hojas de albahaca fresca finamente picada
Perejil fresco finamente picado
2 dientes de ajo grande finamente picado
1 ó 2 calabacitas  en rebanadas finas  (según tamaño)
1 cucharada de mantequilla
Aceite de oliva
Sal y Pimienta negra recién molida
Queso parmesano rallado

PREPARACIÓN:

  • Pon a hervir el agua con sal en una cacerola amplia. Cuando esté hirviendo agrega el spaguetti, no lo rompas, espera que se ablande y puedas meterlo todo en la olla. Programa 10 minutos en el cronómetro. Mientras…
  • Pica finamente las hierbas y el ajo. Calienta el aceite y la mantequilla en una sartén. Rebana las calabacitas
  •  Cuando falten 4 minutos para que se terminen los 10 minutos, agrega la calabacita rebanada con el spaghetti y deja que se cumpla el tiempo
  • Sofríe el ajo y las hierbas hasta que se desprenda el aroma en el aceite con mantequilla, pero cuida que no se queme el ajo. Con unas tenazas pasa el spaghetti listo, a la sartén con el sofrito y con un colador pasa la verdura, agrega también un poco del agua de la cocción con una cuchara. Revuelve para que todo se impregne de las hierbas y el ajo, sazona con sal y pimienta negra recién molida. Sirve de inmediato y salpica el plato con queso parmesano, rocía con algo más de aceite de oliva y pimienta si gustas.
  • A este spaghetti le puedes añadir crema ácida fresca. Yo prefiero con puro aceite de oliva extra virgen.

Y también les dejo un postre típico de esta temporada, TORREJAS con miel de PILONCILLO. Es que estaba yo pensando, tengo todo para hacer unas torrejas:  El pan que hice el fin de semana, la miel de piloncillo de mi Calabaza en tacha, leche, huevo… y sin más me puse a hacerlas, pero rápido, sin complicarme.  Le agregué canela molida a la leche (en lugar de infusionarla hirviendo la leche con la raja de canela)  La puse a entibiar y puse manos a la obra.  La miel de piloncillo es lo que le da el toque delicioso.

Solo rebana el pan en rebanadas gruesas, mete rebanada en leche con canela, luego al huevo bien batido y fríelas en abundante aceite.  Colócalas en un plato y báñalas con miel de piloncillo calientita y listo

Se conservan en un recipiente hermético o en un frasco de vidrio y en el refrigerador.

Este es mi pan que hice el fin de semana.  Cada vez me salen mejor!

El viernes, salimos todos de vacaciones de Semana Santa, pero yo me voy ahora, por eso publiqué hoy.  Ojalá todos recordemos qué es lo que se está conmemorando.

Que tengan una SEMANA SANTA  muy tranquila y que descansen y la pasen muy bien yo vuelvo hasta el mes que entra si Dios quiere.