Esta es mi receta familiar de frijoles charros. Para 10-12 personas como complemento

Ingredientes

  • 1 Kg de frijol pinto o peruano libre de piedrecillas y lavado
  • Agua
  • Sal una cucharadita escasa
  • 3 dientes de ajo
  • Media cebolla chica
  • 6 Tomates guajes chicos rojos maduros
  • 2 Dientes de ajo
  • 1⁄2 Cebolla asada
  • 1⁄2 Cucharadita de cominos molidos
  • 1⁄2 Cucharadita de pimienta molida
  • 2 cucharadas de Knorr Suiza
  • 250 g de tocino ahumado
  • 250 g de jamón (o chuleta ahumada)
  • 250 g de salchichas
  • 250 g de chorizo estilo español (Chorizo seco que se pueda rebanar)
  • Un ramito de cilantro bien lavado, desinfectado y picado, bastante.

 

Preparación:

En un tazón, lava los frijoles bajo el chorro del agua varias veces.

Escúrrelos

En la noche, pones a remojar los frijoles bien limpios y lavados en un recipiente de plástico o de vidrio, en agua de botellón que los cubra con la cebolla y los ajos y sal. Los frijoles absorberán el casi toda el agua.

Al otro día, ponlos a cocer en una olla de presión de capacidad 6-7 litros, con su agua y más agua que los cubra, durante 35-40 minutos. Si no los remojaste 50-60 minutos. Consulta las instrucciones de tu olla de presión.

Haz un recaudo: Muele en la licuadora el tomate, cebolla y ajos, con el comino y pimientas. Resérvalo.

En una olla grande y onda, con capacidad para los frijoles, a fuego suave fríe el chorizo hasta que suelte la grasa. Agrega el tocino, y deja que suelte su grasa, agrega el jamón o chuleta en cubitos y la salchicha en rebanadas y cuando todo esté salteado, agrega el recaudo y deja que todo se cocine.

Deja que se cocine muy bien y agrega los frijoles cocidos con su caldo y si ves que le falta caldo, añade agua. Deja hervir a fuego suave. Rectifica la sazón, pruébalo y si le falta sal, añade sal, a mí me gusta ponerle Knorr Suiza granulado para sabor.

Importante: Ten cuidado con la sal porque todas las carnes frías tienen mucha sal.

Puedes agregar chile jalapeño en rodajas al ultimo hervor, paradarle un toque picante.

Deben quedar caldosos. Al último, casi al momento de servir, ponle el cilantro y apaga el fuego. Sírvelos muy calientes, para acompañar una carne asada, cabrito, o como sopa en una comida mexicana.